El viaje tecnológico, presente y futuro


La televisión convencional, gratuita y masiva, pasará a tener un papel secundario, prácticamente limitado a las transmisiones en directo de grandes acontecimientos, mientras que otros canales de distribución de contenidos, como internet, ganarán importancia.

En consecuencia, otros aparatos ganarán terreno, los ordenadores, y en especial los móviles y dispositivos como tabletas y pantallas táctiles tipo iPad, serán una forma muy extendida de ver la tele, algunos dicen que mayoritaria. Por tanto, ver televisión será un hábito cada vez menos vinculado al salón y abra más movilidad. De la misma manera, ver la tele pasará a ser un hábito menos familiar y más individual, y la programación será personalizada, cada uno verá lo que quiera a la hora que quiera.

Sony ya está desarrollando una estrategia en este sentido y ha sellado una alianza con Google que permitirá utilizar la pantalla del televisor simultáneamente para ver programas convencionales, chatear, ver vídeos en YouTube, o realizar búsquedas en la red, todo a la vez o por separado

Apple tiene sus propios planes –para el 2011 presenta su candidatura para revolucionar el medio con iTunes y el iPad —, y la BBC está impulsando el Project Canvas, un ambicioso plan para crear un estándar a nivel internacional para la televisión por internet. En España, Televisió de Catalunya, pionera en el terreno tecnológico, dispone ya de prestaciones para que sus programas y su archivo puedan ser vistos también en iPad o iPhone, y para integrar internet y la señal televisiva.

Las redes sociales entrarán de lleno en la televisión, de manera que millones de personas podrán recomendar sus programas favoritos a otros, crear comunidades de fans y quién sabe si influir de forma decisiva en los contenidos. Y los usuarios tal vez den la espalda a la publicidad de forma definitiva y paguen para consumir programas libres de anuncios.

¿Y la tecnología? Los expertos apuntan a que la calidad y la fidelidad de las transmisiones de televisión mejorará claramente en el futuro y que la alta definición se convertirá en el estándar. Lo que no está tan claro es que otra de las apuestas de la industria, las tres dimensiones, parece más bien que quedarán limitadas a acontecimientos y aplicaciones concretas, mientras no se consiga terminar con las gafas estereoscópicas.

El futuro apunta a que el soporte físico tiene los años contados y que la manera de comprarse una película será bajarla de la red porque adquirir un disco habrá pasado a la historia. O mejor: a la prehistoria.

Un ocio digital. La era digital ha difuminado las fronteras espaciales y temporales, permitiéndonos pasar del trabajo al ocio en un solo clic de ratón. Si en la actualidad internet nos resulta imprescindible para ultimar un viaje o decidir el espectáculo que deseamos ver, en los próximos años esta dependencia aumentará y, con los nuevos aparatos integrados, accederemos en cualquier momento y desde cualquier lugar a nuestra música favorita, a la película deseada, a la información cultural o turística que necesitamos, etcétera

La industria de los videojuegos, que se encuentra en un proceso de innovación continua, no solamente en lo que se refiere a los soportes, nos rodeará tanto de nuevos juegos como de múltiples aplicaciones relacionadas con la simulación. Los últimos datos indican que el 40% de los aficionados a los videojuegos en Europa usan sus móviles para jugar. El éxito de la Wii reside tanto en su carácter interactivo como en la oportunidad de diversión grupal e intergeneracional.

El ocio que nos viene es digital, experiencial, intercultural...

5 comentarios :

elSant0 dijo...

No acaba de convencerme este planteamiento que hace "Magazine Digital".

Estoy de acuerdo con que hay una cantidad impresionante de avances inmediatos dentro del mundo de las telecomunicaciones. Pero la historia más reciente nos demuestra que el camino no lo dictan los ideales de los fabricantes, sino los "caprichos" del pueblo.

Apostaría a que muchas de las tecnologías mencionadas en el post se verán desfasadas en el tiempo con apenas uso, debido a la aparición de otras más prácticas o mejor "publicitadas". Y por contra, algunas de las que dan por acabadas resistirán mucho más tiempo.

Además, desde mi punto de vista, hay barreras insalvables que los desarrolladores tienden a ignorar. Por ejemplo, por mucho que se trabaje en ello, nunca será más privado almacenar datos en equipos remotos que hacerlo de manera local.

Esa es mi humilde opinión.

Un saludo Carlos

Carlos Soler dijo...

El Santo, es muy posible que tengas razón respecto a los aparatos o gadgets utilizados, pero yo creo que Internet desplazara la televisión y aunque esta no desaparezca tendrá otro uso. Interesante el planteamiento que haces, gracias por tu aporte, un abrazo!

Posicionamiento dijo...

Hay que tener en cuenta el nivel de penetración y aceptación de internet, comparandolo con otros medios como la TV o radio que tomó años en consolidarse. Al mismo tiempo que los precios por equipos y tecnología van bajando, hace que la tecnología de información esté presente en la vida cotidiana de casi todas las personas.

Luis dijo...

Si este planteamiento se plasma en la sociedad, los jóvenes lo tendrán fácil, pero la población adulta y mayor que es la que está creciendo, podría quedar desplazada. Actualmente p.e. crece la demanda de teléfonos sencillos, (telefonear y mensajes)para un segmento de población, mayor. ¿Es un indicio? Es una opinión.

Carlos Soler dijo...

Si tienes razón la tecnología cada vez es más asequible económicamente, aunque España es uno de los países donde es más caro el acceso a Internet.

Luis la gente mayor tiene la posibilidad de formarse, hoy en día los ayuntamientos a través de centros cívicos ofrecen oferta para esta demanda.

:

Carlos Soler Carlos Soler Experiencia en el sector de la tecnología y TIC. En Blogtecnia desde 2006. Ex-Asistente blogger al MWC de Barcelona. Exeditor en GeeksRoom. Me podéis seguir en Twitter, Google+ y Facebook. Encontrareis mi poemario en la iniciativa de: Save the Children.

Subir a Inicio Subir