Cuento: La mitad de una manta



En una humilde casa vivía un hombre, su mujer, su padre y su hijo, que todavía era un bebé. El viejo padre no servía para nada. Estaba demasiado débil para trabajar. Comía y fumaba , sentado en la puerta. Entonces el hombre decidió sacarlo de casa, dejarlo tirado a su suerte en las calles, como a veces se hacía, en las época mas duras, con las bocas inútiles.
La esposa intentó interceder en favor del anciano, pero fue en vano.

- Como mínimo dale una manta - dijo ella.

- No. Le daré la mitad de una manta. Eso es suficiente.

La esposa le suplicó. Finalmente consiguió convencerlo para que le diese la manta entera. De repente,en el momento en que el viejo estaba a punto de salir llorando de la casa, se oyó la voz del bebé en la cuna. Y el bebé le decía a su padre:

- ¡No! ¡No le des la manta entera! Dale sólo la mitad.

- ¿Por qué? - preguntó el padre anonadado, acercándose a la cuna.

- Porque - contestó el bebé - yo necesitaré la otra mitad para dártela el día que te eche de aquí.

Anónimo (Irlanda)

2 comentarios :

psigetdo dijo...

Lo triste de este cuento es que ocurre en realidad en alguna parte de este mundo. Un saludo Carlos.

Carlos Soler dijo...

Psigetdo, antes la gente mayor vivía con las familias, hoy en día por la razón que sea se aparcan en Residencias de Ancianos, es algo que también me entristece, saludos.

:

Carlos Soler Carlos Soler Experiencia en el sector de la tecnología y TIC. En Blogtecnia desde 2006. Ex-Asistente blogger al MWC de Barcelona. Exeditor en GeeksRoom. Me podéis seguir en Twitter, Google+ y Facebook. Encontrareis mi poemario en la iniciativa de: Save the Children.

Subir a Inicio Subir