1960 - Entrevista a Carlos Santias: 7 Preguntas en 15 minutos


Núm. 99 de "El Acordeonista" Marzo 1960

Seguros de que sus ideas y puntos de vista han de ser interesantísimos para los lectores de EL ACORDEONISTA, le hemos hecho unas preguntas y no hemos de ocultar que la mayoría de ellas las hemos hecho con la aviesa intención de ponerle en un aprieto, puesto que son preguntas capaces de preocupar a un diplomático. Pero para una persona de la cultura, la habilidad y el ingenio de CARLOS SANTIAS, no hay pregunta capaz de ponerle en apuro y ustedes podrán ahora comprobar cómo, en efecto, es un sagaz diplomático que sabe soslayar todos los peligros.
He aquí nuestras preguntas y sus respuestas:

—¿En Qué se ha inspirado para escribir la Suite gue ha ofrecido al próximo Festival Internacional de la Guitarra? ¿Es música española, se sujeta a alguna técnica moderna o es de libre creación personal?

—Me he inspirado en la idea para un ballet. Carece de influencia racial; es una libre creación personal e instrumentación a base de un conjunto que se aparta de los que suelen asociarse a la guitarra.

—¿Cree usted que de esos Congresos Mundiales de Técnicos de la Guitarra saldrá algo práctico y eficaz, en resumidas cuentas?

—Cabe tener esperanzas si, como es de desear, se incrementa ¡a concurrencia.

—¿Cómo se explica usted que los músicos admiren' la guitarra y cuando un piano es muy malo digan Que está "aguitarrado"?

—Desconozco el origen de esta expresión, pero más que a los músicos creo que puede atribuirse a los afinadores de pianos, cuyo perfecto conocimiento de su oficio no les obliga en absoluto al conocimiento de los demás instrumentos, dándose el caso, además, de que en la época en que se puso en boga la citada expresión, la mayoría de la gente, e incluso muchos pianistas, no conocían más guitarra que esos destartalados instrumentos mal encordados y casi nunca ' bien afinados que circulan por cafetines o en manos de cantores callejeros para acompañar rudimentariamente sus coplas.

—¿Por qué no se le ha ocurrido a ningún violero, teórico ni compositor crear una guitarra afinada totalmente en cuartas y suprimir esa anómala tercera Que altera su uniformidad? ¿Acaso no es constante el intervalo entre las cuerdas en los instrumentos de arco?

—Esta afinación aparentemente irregular resulta, desde el punto de vista instintivo, de una facilidad sorprendente para poder adoptar las posiciones más sencillas para obtener los acordes fundamentales en varias tonalidades, incluso manteniendo cuerdas al aire. La tercera fue heredada de la afinación de la vihuela; los vihuelistas fueron los grandes teóricos y la guitarra ha mejorado la digitación de la vihuela, que resulta más tácil.

—¿La proyectada Federación Internacional de Guitarristas logrará reconciliar a los "uñofilos" con los "yemófilos" y a los clásicos con los "electrificados"?

—No se trata de pugna sino de un simple detalle de escuela de pulsación que teóricamente hace que el sistema de uñas y el sistema de yemas merezcan igual respeto y aunque el primero sea el más extendido, hoy en día, en la práctica, cada profesor o intérprete, puede elegir libremente sin otro límite que atenerse a las consecuencias, siempre diversas para cada ejecutante. Es puramente una cuestión de timbre que, en la guitarra, admite tan amplios matices que le ha valido la denominación de «pequeña orquesta» y que a mi entender no puede ser materia de discusión. En cuanto a clásicos y «electrificados», estos últimos practican el jazz o música bailable en general, género totalmente distinto y al cual se adapta muy bien el sistema de amplificación eléctrica. No cabe reconciliación porque nunca ha existido pugna ni puede establecerse comparación; es cuestión de especialización.

—¿No cree usted que corresponde a España el inalienable derecho de ser la sede de la Federación Internacional de Guitarristas y de dar el «la» en técnica y estética de la guitarra y que ya empezamos mal «desmeridianizando» el asunto?

—Correspondería a España, por su tradición en la escuela y evolución de la guitarra; pero desgraciadamente en nuestro país la música no cuenta con el apoyo económico que merece y la guitarra con ninguno. Las aportaciones particulares en el sentido económico no son suficientes para asegurar un éxito y en este aspecto Italia puede darnos un ejemplo a seguir. El resultado no está en nuestras manos. En ellas está sólo el don divino que, cultivado con el estudio, puede convertirnos en dignos tañedores de este instrumento.

—¿Si Bach ha ganado pasándolo del clave al piano, de qué le sirve a Bach. pasarlo a la guitarra, ni qué gana la guitarra entrando en un terreno en el que está vencida de antemano cuando tiene terreno propio en el que es invencible?

—La mayoría de las obras de Bach que se han adaptado a la guitarra proceden de originales escritos para laúd o violín solo. La guitarra al interpretarlas, guardando fidelidad a los origínales, puede enriquecerlas con mayores medios de matiz e incluso con la adición, dosificada con conocimiento de causa, de algunos bajos y notas complementarias que no desfiguren el carácter de dichas obras.

De todo lo transcrito se puede colegir, no solamente la extensa erudición guitarristica de CARLOS SANTIAS, sino e! acierto con que el Congreso Internacional celebrado en Italia le ha confiado la organización de la participación española en la futura F. I. G. puesto que a las dotes de exquisito trato y excepcional simpatía de que goza este artista español, hay que unir un tacto y habilidad de diplomático capaz de salvar sin esfuerzo los más ásperos obstáculos. Le dimos las gracias por todo y se las repetimos desde estas columnas deseándole que continúe cosechando, como hasta aquí, merecidos e ininterrumpidos éxitos.

No hay comentarios :

:

Carlos Soler Carlos Soler Experiencia en el sector de la tecnología y TIC. En Blogtecnia desde 2006. Ex-Asistente blogger al MWC de Barcelona. Exeditor en GeeksRoom. Me podéis seguir en Twitter, Google+ y Facebook. Encontrareis mi poemario en la iniciativa de: Save the Children.

Subir a Inicio Subir